54 años después de la aprobación del Plan de Montbau: Plan urbanístico de 1957, ¿objetivo cumplido?

EL PLANEAMIENTO URBANÍSTICO

El Plan general de Ordenación de Barcelona aprobado por ley en el año 1953 calificaba “los terrenos situados al norte del paseo del Valle de Hebrón, entre los torrentes de Monbau  y Can Barret, aptos para la construcción de edificios sanitarios y edificios de vivienda en bloques aislados”.

En los años cincuenta, debido al fuerte crecimiento demográfico de Barcelona se produce un gran déficit de vivienda en la ciudad, lo cual justificaba la construcción masiva de barrios enteros, denominados polígonos.

Fruto de esta política, se elabora el “Plan Parcial de Ordenación del núcleo de viviendas Montbau” aprobado por la Comisión de Urbanismo de Barcelona definitivamente el día 13 de diciembre de 1957. Este Plan fue redactado por los arquitectos X. Subías Fages, P. López Iñigo y G. Giraldez Dávila, en él se recogen los postulados del CIAM, ideas de la arquitectura y urbanismo europeo en vanguardia.

Según los redactores del Plan, “el primer paso de la nueva etapa de actuación ha consistido en planificarla; se concentrará en la creación de núcleos urbanos completos diferenciados del resto del tejido urbano”.

Las ideas básicas de este planeamiento, tal como consta en la memoria de dicho Plan, son:

“1º. Conseguir un núcleo de viviendas con unidad y personalidad propia, perfectamente diferenciado del resto de la ciudad.

2º. Conseguir una organización y diferenciación de funciones cívicas dentro de aquella unidad.

3º. Establecimiento de amplios espacios verdes y utilización de los mismos para conseguir el pintoresquismo del núcleo.

4º. Utilización de los edificios de carácter público como puntos focales de la composición.

5º. Diferenciación de las circulaciones rodadas y de peatones”.

El Patronato Municipal de la Vivienda es quién se encarga del desarrollo y la ejecución del Plan.

En el año 1961 ya se había realizado la primera fase del Plan excepto la zona de viviendas destinada a los militares.  Durante la ejecución, los servicios técnicos municipales añadieron un piso más a todos los bloques.

En la segunda fase, se dobló la densidad, para lo cual se redacta un modificado del Plan,  el “Plan Parcial rectificado de Ordenación del núcleo de viviendas Montbau” el cual se aprueba definitivamente el 2 de julio de 1962 por la Comisión de Urbanismo de Barcelona, en él se aprueban la construcción de 690 viviendas.

Este Plan obedece básicamente a la ordenación de la segunda fase del barrio, tal como consta en la memoria del plan “a la vista de los resultados de la construcción y la urbanización de las obras de la primera etapa con el afán de  mejorar y perfeccionar en lo posible lo ya realizado proponen una revisión de conceptos destacando los conceptos básicos a que han supeditado el planeamiento en los siguientes puntos:

1º. Acusar el eje horizontal de la urbanización, uniendo por medio de este eje los dos núcleos de viviendas de primera y segunda fase físicamente separados por el torrente, cuyo destino de parque público debe conservarse.

2º. Motivar la importancia de este eje como vía paseo de peatones ligando los centros cívicos en un sucesivo encadenamiento y acusando el centro cultural,  centro comercial, centro directivo (administrativo y religioso), obteniendo de esta forma los centros urbanos necesarios para el desarrollo de las actividades sociales del barrio.

3º. Obtener una clasificación de las vías de tránsito  y una separación en lo posible del exclusivo para peatones del de vehículos.

4º. En contraste con el criterio de edificación seguido en la primera etapa, a base de base de bloques lineales paralelos, con espacios abiertos entre ellos, conseguir unos conjuntos semicerrados con un ambiente de intimidad propicio al desarrollo de las actividades de la convivencia social.

5º. Completar la composición social del barrio previendo, además de las viviendas normales para familias de tres a cuatro hijos, viviendas para familias numerosas, viviendas para ancianos y viviendas apartamentos para solteros conservando el coeficiente de edificabilidad previstos en el plan vigente.

6º. Reducir en todo lo posible la altura de determinados bloques para evitar los tramos de escaleras de varios pisos sin ascensor, y concentrar en torres altas dotadas de servicios de ascensores y servicios mancomunados, la edificación en altura.

7º. Completar el equipamiento social del barrio en los aspectos religioso, cultural, comercial, sanitario, deportivo y recreativo, estableciendo las previsiones necesarias para la ubicación de las construcciones e instalaciones, deducidas de los porcentajes de habitación y composición social previstos en el Plan.

 8º. Dotar al barrio de las zonas deportivas y recreativas necesarias.

9º. Conservar al máximo el arbolado existente así como los elementos naturales que puedan ser de interés.

10º. Establecer el sistema de espacios verdes en sus distintos grados y funciones para que aseguren en el barrio el perfecto cumplimiento de las necesidades de reposo, esparcimiento y recreo para toda la población comprendida en el mismo.”

Este Plan fue redactado por un grupo heterogéneo de arquitectos, el urbanista de la Diputación M. Baldrich, A. Bonet  a su vuelta del exilio en la Argentina, P. López del equipo original y J. Soteras, ambos arquitectos municipales.

LA VALORACIÓN

En la definición de las ideas básicas y objetivos del plan se ven resumidas las principales características que hacen de Montbau un ejemplo de urbanismo racionalista (o también llamado del movimiento moderno). Transcurridos 50 años desde su inauguración, de esas ideas, algunas se han hecho realidad y otras no.

En general puede decirse que la mayoría de pretensiones de la primera fase se han materializado, en concreto y en palabras de la memoria:

  • Núcleo de viviendas con unidad y personalidad propia, diferenciado del resto de la ciudad.
  • Diferenciación de funciones cívicas.
  • Amplios espacios verdes.
  • Edificios de carácter público como puntos focales.
  • Diferenciación de las circulaciones.

La calidad urbanística del conjunto del barrio es indiscutible: la variedad arquitectónica y tipológica de los edificios de viviendas y equipamientos, el espacio público, la explanada como punto de relación y eje comercial en la primera fase, las placitas de la segunda fase, la existencia de gran cantidad de zonas verdes, etc. son objetivos cumplidos. A consecuencia de lo anterior destaca la vida social del barrio, la identidad vecinal y el sentido de pertenencia como valores colectivos de orden relacional que, forjados en estos 50 años, han sobrevivido a años de riesgos de decadencia felizmente superados hoy.

Pero por otra parte, no se ha conseguido esa idea del plan modificado del eje horizontal que une primera y segunda fase. En ese eje se colocaban equipamientos que ligan la vida social de las dos zonas. Un reto a desarrollar en la actualidad, como lo es el del “centro comercial” del barrio del que habla el plan, actualmente infrautilizado con muy poca actividad comercial, las tiendas (en las plantas bajas de los edificios) se concentran en la explanada, en la primera fase y en las torres de la segunda fase.

De las cuatro guarderías públicas de las que habla el plan no se construyó ninguna, de las dos escuelas previstas se construyó la antigua escuela pública donde actualmente se sitúa la biblioteca y el instituto. Instalaciones deportivas, cine, centro cívico quedaron en buenas intenciones.

OPORTUNIDADES

Para recuperar esa voluntad no conseguida del eje horizontal que una a los dos núcleos de vivienda de primera y segunda fase separados por el torrente (parque de Poesía) se pueden proponer ideas a desarrollar en el futuro.

Hay que actuar con las posibilidades reales del momento sobre una serie de puntos que virtualmente configuran los polos de ese eje que va de oeste a este, de la primera fase a  la segunda:

  • Conjunto edificado de biblioteca, gimnasio y espacio público del entorno en contacto con la entrada al hospital de la Vall d’Hebrón.
  • Explanada y espacios públicos adyacentes de conexión con el resto de ciudad (metro, buses y Ronda de Dalt).
  • Centro comercial entre Explanada y calle Poesía.
  • Tramo de parque de Poesía, sobre el IES Narcís Monturiol.
  • Plaza de la iglesia y accesos, con reserva de suelo para nuevos equipamientos de barrio.
  • Integración del entorno de la reciente casa dels Xuclis como equipamiento de continuidad con el conjunto de equipamientos vecino de Llars Mundet.

Sugerimos intervenciones o acciones en estos puntos en los que se recupere el espíritu de implicación y participación de los primeros vecinos del barrio, pero utilizando instrumentos de relación propios de hoy, tecnologías 2.0 y redes sociales, experimentando posibles nuevos modelos de relación administración-ciudadanos (como sugiere J.M. Pascual Esteve, en su libro “el fin del gerencialismo o la recuperación de lo público y sus actores”).  El germen físico y social no hay que inventarlo, Montbau lo ha madurado durante 50 años y la edad de sus habitantes y su envidiada vegetación son testimonio.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s